→ 11.90 → San Juan de Ortega → 3.90km → Agés

Altitude
1006
To end of camino
510.10
Bar
Yes
Restaurant
Yes

El monasterio ha sido parcialmente rehabilitado en un albergue para peregrinos, y es aquí donde los monjes sirvieron sopa de ajo a los peregrinos; una tradición que continuó hasta los últimos tiempos. Si nunca has pasado la noche en una habitación llena de peregrinos que han comido sopa de ajo para la cena, no has vivido.

La iglesia ha sido restaurada y es un lugar popular para bodas. Dos veces al año (20 de marzo y 23 de septiembre, ambos equinoccios) alrededor de las 17:00 horas, la luz brilla a través de una de las ventanas para iluminar uno de los capiteles, pasando de la Anunciación al nacimiento de Cristo.

Notice

Ignora el tablón informativo al salir de San Juan de Ortega. Es incorrecto y puede engañarte para que tomes el camino equivocado a Castañares. Continúe recto por el camino que regresa al bosque.

Fiesta

Las comunidades que rodean San Juan celebran una romería (una pequeña peregrinación) a la iglesia cada 2 de junio.

History

Contrariamente a la creencia popular, el pueblo no es el lugar de nacimiento de San Juan, nació a 20 km de distancia en la ciudad de Quintanaortuño (al norte de Burgos). Fue discípulo de Santo Domingo, y juntos construyeron muchos de los caminos y puentes entre aquí y Nájera. Se ganó el nombre de Ortega, que deriva de la ortiga, construyendo un hospicio aquí y otro en los bosques entre aquí y Villafranca.

Su dedicación a los peregrinos en camino a Santiago es el resultado directo de su propia peregrinación a Tierra Santa. Durante su viaje de regreso, su barco naufragó, y Juan hizo una promesa a San Nicolás de Bari (él mismo un obispo benevolente en Turquía y el modelo para el actual Santa Claus). Juan, a cambio de seguridad, se dedicaría a los peregrinos. De vuelta en tierra firme, eligió estas montañas como su base; eran notoriamente peligrosas en ese momento, siendo a la vez confusas de navegar y densas con ladrones.

El hospicio que construyó aquí creció hasta convertirse en un monasterio lleno y atrajo la atención de la nobleza, lo que lo puso bajo la protección de la cercana Catedral de Burgos. Desatendido durante siglos, ahora está experimentando una notable restauración y se pueden ver de cerca réplicas precisas de la intrincada piedra.